Chaleco de electroestimulación: ¿realidad o marketing?

Desde hace ya algún tiempo se ha puesto muy de moda el uso de chalecos de electroestimulación para, supuestamente, ganar más masa muscular en todo el cuerpo y en tan solo unos minutos. De modo que como profesional que usa la electroestimulación he sentido curiosidad y he decidido investigar un poco para ver la eficacia de este método.

Al parecer con este método conseguiremos no solo un aumento general de la masa muscular, del que se habla de hasta 3 veces mayor que mediante ejercicio normal, sino también ganar coordinación y hacer más eficaz nuestro ejercicio, y además una pérdida de grasa.

usain-bolt-entrena-con-el-chaleco-de-electroestimulacion-foto-instagram

Como ya sabemos la electroestimulación consiste en conseguir la contracción involuntaria de las fibras musculares mediante el uso de la corriente eléctrica, y cuya utilidad terapéutica está demostrada en diversas patologías como debilidad tras inmovilización o denervación muscular, pero que en pacientes sanos no ha demostrado tener mayor eficacia que el ejercicio voluntario. Pues bien este método consiste en estimular eléctricamente muchas partes de nuestro cuerpo poniendo al sujeto un chaleco con varios electrodos distribuidos por todo el cuerpo, y realizando ejercicios con ello puesto.

Son muchos los anuncios de gimnasios mencionando esta técnica maravillosa, y buscando me he encontrado un blog sobre una chica que dice estar encantada con este método, ella al parecer había probado ya otras veces técnicas de electroestimulación al parecer sin resultado, pero al parecer este método le ha convencido y aquí dejo el enlace:

http://blogs.glamour.es/mariam-hernandez-running-fitness-deporte/electroestimulacion-verdades-y-mentiras/

Al ver este blog y las fotos que venían la cara me resultaba conocida, y efectivamente se trata de una actriz que ha aparecido en series como “Los hombres de Paco” o “Gran reserva”, lo que ya me ha hecho sospechar un poco del artículo. En este blog afirma las siguientes extraordinarias cualidades del método, y me gustaría comentarlas desde un punto algo más riguroso:

  1. Multiplica el esfuerzo y ahorra tiempo: al parecer 20 minutos de tratamiento equivale a un ejercicio de 90. No quiero ser mal pensado pero esto me recuerda un poco a los típicos aparatos maravillosos de la teletienda, con los que se obtienen resultados magníficos sin esfuerzo y en muy poco tiempo. En otro blog que he encontrado hace este símil: “sería como pensar que por andar 20 minutos con bastones equivale a hacerlo una hora sin ellos”, cuyo enlace dejaré también a continuación ya que rebate con mucho sentido las ideas que vamos a debatir:

http://blogs.menshealth.es/fitness/electroestimulacion-con-chalecos-que-sabemos-realmente/

  1. Evita la sobrecarga de las articulaciones: esto es cierto ya que no trabajamos en carga, sin embargo, es algo sin sentido, ya que en un paciente sano deberemos trabajar también las articulaciones siempre dentro de unos límites tolerables, para fortalecer el cartílago y evitar su degeneración en un futuro. De que nos sirve tener unos músculos potentísimos si nuestras articulaciones no son capaces de soportar los esfuerzos a los que dichos músculos les someten.
  2. Perfecto para perder peso: esto no podía faltar, porque, ¿qué es lo realmente preocupa a la gente?, efectivamente, perder peso. Y en el artículo antes mencionado hacen el siguiente símil: “no porque el depósito de un coche esté más cerca del motor va a consumir más gasolina al igual que tampoco vas a consumir la grasade los mofletes por estar masticando chicle todo el día”, es decir, que podemos trabajar los músculos directamente con la electroestimulación pero no por ello vamos a quemar más grasa.
  3. Tonifica todos los grupos musculares a la vez: efectivamente trabajamos varios grupos musculares a la vez, pero sin un orden determinado, por lo que no aumenta la coordinación, y además como ya sabemos, para que la electroestimulación tenga buena eficacia debemos encontrar el punto motor de cada músculo, algo que en cada paciente es distinto, y estos chalecos dudo mucho que se adapten a los puntos motores de cada paciente concreto.
  4. Puedes centrarte en las zonas que más cueste tonificar: para esto creo que no hace falta usar una máquina que ronda los 12000 euros, ya que con un EMS portátil podemos conseguir centrarnos en los músculos deseados sin dejarnos el coste de cada sesión por tan solo 20 minutos de tratamiento.
  5. Reduce la celulitis, ¡por fin hay algo que ayuda a combatirla!: para rebatir este increíble argumento he encontrado el siguiente enlace:

http://www.aperderpeso.com/electromasajeadores/electroestimulacion-para-reducir-celulitis-y-flacidez-cuantos-hz-aplicar.html

Este enlace dice lo siguiente: “la celulitis es una inflamación del tejido conectivo subcutáneo que tiene su origen en múltiples causas, por lo que el ejercicio físico sólo puede incidir en una muy pequeña proporción para revertirla. Como mucho mejora el aspecto de la piel, pero no la elimina totalmente.”

  1. También se utiliza a nivel terapéutico, para lesiones y dolores musculares: si tenemos un problema en una zona concreta del cuerpo, ¿es necesario estimular todo el cuerpo de manera general?, mi opinión como estudiante de fisioterapia es que no, y prefiero gastar los 30 euros que ronda la sesión de este método de electroestimulación en un tratamiento específico con un profesional cualificado.

Si es cierto que en el artículo se menciona que no debe usarse como tratamiento único y que debemos combinarlo con ejercicio aeróbico, claro si equivale teóricamente a 90 minutos de ejercicio normal, ¿es necesario correr otra hora extra? Lo cierto es que muy pocos artículos dan validez a estos argumentos por lo que quizás la gente debería informarse antes de gastar su dinero en un método cuya validez queda en algo más que en entredicho.

También culmina diciendo que a pesar de que el tratamiento es caro existen ofertas, y manda un enlace con la empresa con la que ella ha hecho el tratamiento diciendo que si vamos diciendo que hemos leído su blog nos ofrecen un descuento, curioso, ¿no creen?

Espero que esta entrada os haya ayudado al menos a intentar buscar algo de verdad en todo lo que nos anuncian por ahí, prometiendo tratamientos maravillosos que luego la ciencia no sostiene.

Punción seca: mi experiencia

La punción seca, esa técnica que siempre había oído como infalible, aquel método de eliminar los puntos gatillo en un suspiro, por fin he tenido el gusto experimentar lo que se siente al realizarla y al probarla en mis propias carnes. Desde que comencé la carrera siempre había oído maravillas de esta técnica sin pensar siquiera en lo que consistía exactamente pero aun así deseaba conocerla. Nunca hasta este fin de semana había imaginado el mal rato que te puede hacer pasar una aguja tan pequeña si se aplica en el lugar adecuado.

punción-seca

Antes de relatar mi experiencia me gustaría explicar un poco en qué consiste la técnica. Mucha gente piensa que es algo parecido a la acupuntura y ni mucho menos. La acupuntura consiste en la estimulación de unos puntos concretos del cuerpo mediante el uso de agujas atravesando apenas un centímetro o dos y dejando la aguja en el sitio con el objetivo de restaurar la salud del paciente. Esta técnica viene de muy antigua y cuya evidencia está un poco en entredicho, sin embargo esa no es la cuestión que quiero tratar. La punción seca sin embargo es una técnica que consiste en eliminar las placas motoras en disfunción, es decir, placas motoras con exceso de acetilcolina, no se sabe si por liberación excesiva de esta o bien por un déficit en la recaptación, y que por tanto provoca una contracción mantenida en el tiempo debido a la actividad eléctrica continua, causando un gasto excesivo de ATP produciendo isquemia y la liberación de sustancias algógenas captadas por las fibras C, muy abundantes en las fibras musculares, provocando ese dolor.

Para saber si estamos sobre un PG deben cumplirse unos requisitos:

  1. Que haya un nódulo doloroso dentro de una banda tensa.
  2. Que haya un dolor referido, no radicular.
  3. Generalmente una respuesta de espasmo local.

Una vez localizada el PG manualmente pincharemos con la aguja en la dirección adecuada dependiendo del músculo y realizaremos varias entradas y salidas sin sacar la aguja de manera rítmica. Si estamos sobre el PG el paciente notará el dolor referido que será familiar para él y generalmente provocaremos esa respuesta de espasmo local. La técnica acabará dependiendo de la tolerancia del paciente y de la coherencia del fisioterapeuta y siempre después haremos ejercicio excéntrico del músculo, nunca hacer como última técnica de la sesión.

Esta técnica por tanto supera a las técnicas manuales dado que estas no inciden directamente sobre la placa motora y en muchas ocasiones no es posible alcanzar esas fibras manualmente como puede ser el caso del supraespinoso o el piramidal.

Después de esto procederé a relatar mi experiencia. Cuando supe que iba el curso no pensé que una aguja tan pequeña pudiera provocar tal dolor y menos en una persona sin ninguna dolencia como era yo en ese momento pero en el momento que recibí el primer pinchazo sentí realmente lo que era la punción seca. Sin embargo el segundo pinchazo…no fue mejor, y así hasta alrededor de una cuarentena de pinchazos por todo el cuerpo en dos días. Esos días lo fase fatal cojeando y sin poder mover los brazos, sin embargo he de decir que al día siguiente me sentí como nuevo. Se pasa un mal rato, eso es cierto, pero los resultados no se pueden discutir, tanto por mí como por gente que ha probado la técnica y que realmente tenían esa dolencia en apenas una sesión se consiguió eliminar un dolor de mucho tiempo.

Si alguna vez tengo alguna dolencia que me pueda solucionar con esta técnica lo haré por los resultados que sé que obtendré, sin embargo una sesión tan intensa, no gracias, una y no más (a no ser que quiera sacarme el curso avanzado, en ese caso no me quedará más remedio que aguantar).

Por tanto y concluyendo para todo aquel interesado en realizar el curso se lo recomiendo plenamente por la eficacia de la técnica, eso sí, si esperan pasar un fin de semana relajaditos se equivocan de curso.